2016 será un año positivo para la industria de los viajes de ocio. Así lo corrobora el II Barómetro Turístico Brain Trust CS, que apunta que un 82% de los viajeros mantendrá un nivel de gasto en viajes igual o superior al del pasado año, con una subida media del 4%. También crecerá la duración de la estancia vacacional, que sube un punto respecto al año pasado, con una media de 15,1 días fuera del domicilio.

Lógicamente las perspectivas de gasto y duración de las vacaciones varían en función de la renta de los hogares, siendo más positiva en aquello que cuentan con ingresos superiores. En éstos últimos, el incremento medio del presupuesto vacacional alcanza el 8%.

“Los españoles albergan moderado optimismo sobre la evolución de la economía española en general, y de la suya en particular, lo que influye positivamente en sus perspectivas de viajes para este año”, explica Ángel García Butragueño, responsable de la División de Turismo y Ocio de Brain Trust CS y director del Barómetro Turístico.

Otro dato relevante que arroja esta segunda edición del Barómetro Brain Trust es el número medio de viajes previsto en 2016, que se sitúa en 2,33, muy estable respecto a 2015 (2,36). Los viajeros madrileños se colocan, por segundo año consecutivo, en cabeza, con 2,78 viajes, seguidos de los andaluces, con 2,41 viajes.

Los destinos nacionales son los más solicitados, pero cada vez son más los viajeros que eligen pasar parte de sus vacaciones -o la totalidad- en el extranjero. En concreto, el 31% de los destinos vacacionales en 2016 estarán fuera de nuestras fronteras. Y tres de cada cuatro de estos viajes serán a algún destino europeo.

Italia es el destino internacionales predilecto, tanto si se trata de viajes de interior (18%) como si se viaja a la costa (30%). Reino Unido (18%) y Francia (12%) acaparan también la preferencia en vacaciones de interior, mientras que en el caso de la costa irrumpe con fuerza la demanda de vacaciones en Portugal (22%), también Francia (18%) y Grecia (12%).

Un aspecto curioso es que las preferencias por un destino internacional u otro varían en función de la Comunidad Autónoma de residencia, percibiéndose el peso positivo de la cercanía. Así, mientras que los catalanes y los valencianos muestran mayor propensión por Italia, los vascos se inclinan hacia Francia, y los madrileños y andaluces tienden a decantarse por Portugal.

Noticia Publicada en elEconomista.es